Negocios: Consejos para un teletrabajador ecológico

[singlepic id=687 w=160 h=120 float=left]El teletrabajador ecológico puede ser clave para aumentar la práctica de las tres erres: en su labor diaria puede reducir el uso de materiales, energía, luz, agua, etc.; reutilizar los productos y evitar los de usar y tirar; separar de forma correcta los residuos para su correcto reciclaje, etc.

La adecuación del puesto de trabajo es uno de los primeros elementos que se deben tener en cuenta. La movilidad que implican las nuevas tecnologías permite, en teoría, trabajar desde cualquier punto: una plaza con espacios verdes, un lugar de la naturaleza… No obstante, si para llegar a estos sitios se utiliza el coche, el teletrabajo ya no será tan ecológico.

El teletrabajador ecológico puede ser clave para aumentar la práctica de las tres erres

La opción adecuada para el teletrabajo diario sería un edificio ecológico o bioclimático. Si no es posible, se puede intentar acercarse a ese objetivo. Un ecoteletrabajador requiere espacios luminosos, como alternativa al uso de luz artificial. Cuando ésta sea imprescindible, debería utilizar bombillas de bajo consumo en lugar de incandescentes. Airear la zona evita problemas de contaminación interior.

La climatización de la estancia puede conllevar un gasto energético considerable. El aislamiento térmico de paredes y ventanas reduce este consumo. En cuanto a la vestimenta, se puede optar por ropa ligera en verano y más abrigada en invierno, para disminuir el uso del aire acondicionado y la calefacción.

Los espacios de cotrabajo son otra alternativa, en especial, para quienes prefieran estar acompañados. En estos locales de oficinas, varios teletrabajadores comparten gastos de luz, electricidad, agua, comida, equipos informáticos, Internet y hasta ideas. Para llegar a ellos y tener una menor huella ecológica, se puede optar por los más cercanos a casa para ir a pie o en bicicleta.

Los elementos materiales son otro factor importante. Cada vez es más fácil encontrar “eco muebles” a precios asequibles y con diversos estilos. Los muebles de madera pueden llevar la etiqueta ecológica FSC. Otra opción es reutilizar mobiliario usado para alargar su vida útil. El sistema “cradle to cradle” cuenta con certificado para muebles de diseño sostenibles.

El ordenador y sus distintos “gadgets” son la herramienta básica. Numerosas tecnologías permiten trabajar desde casa.

El esfuerzo de los fabricantes por ser más ecológicos aumenta y el teletrabajador puede fijarse en los modelos más respetuosos con el medio ambiente: sistemas de bajo consumo energético, como el “Energy Star”, materiales reciclados y reciclables, etc. El ordenador reduce y hasta evita el uso del papel, que en este caso debería ser reciclado o elaborado de forma ecológica.

Una buena idea consiste en contar con un equipo multifunción que aúne impresora, fotocopiadora y escáner para reducir equipamientos y gasto en papel. Siempre que no se utilicen, hay que apagar estos equipos (y cualquiera que funcione con electricidad), incluso el modo “stand-by”, que consume cantidades importantes de energía al año.

Mantenerse en forma y con buena salud permitirá al teletrabajador ser más productivo. Los materiales ecológicos y una dieta equilibrada basada en frutas y verduras locales y de temporada contribuyen a este objetivo. La flexibilidad del teletrabajo permite a sus usuarios dar paseos, hacer deporte o ir a lugares naturales (como los periurbanos) en cualquier momento del día.

Fuente: consumer.es – www.1buenaidea.com

Escribe tu e-mail y recibe las novedades de 1buenaidea:

Delivered by FeedBurner

Related Posts with Thumbnails
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0