Negociar para Ganar-Ganar | 1Buenaidea.com

1Buenaidea.com

Ideas, Negocios e Innovación

By

Negociar para Ganar-Ganar

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0

[singlepic id=668 w=160 h=120 float=left]Como sabemos la negociación en casi todo los ámbitos sobre todo en ámbito empresarial es un concepto fundamental y principal que deberíamos aprender a manejar. ¿Cómo podemos mejorar nuestras negociaciones con los demás? Hallaremos la respuesta a esta y otras muchas preguntas, sobre el modo de comunicarnos con nuestros semejantes, y sobre todo si diriges un negocio y como consecuencia te relacionas con personas, en este análisis descubriremos los tres personajes que generalmente todos tenemos, el MAYOR, el ADULTO y el PEQUEÑO.

¿De qué se trata?

Podría definirse como una técnica de la conducta, o también como una herramienta de trabajo a nuestro servicio y a nuestro alcance, en la dilatada tarea de mejorar las relaciones, social, laboral y familiar.

Es fácil, objetiva, predice y es eficaz.

  • Fácil. No se precisa formación específica para entenderla.
  • Objetiva. Parte de comportamientos reales observables.
  • Predice. Podemos adelantarnos a ciertos comportamientos negativos.
  • Eficaz. Conseguimos mejorar nuestra relación con los demás.

¿Cómo “funciona” la conducta de la persona en sus relaciones con los demás?

El estímulo de una persona (una pregunta, insinuación, comentario, mirada, hecho concreto, etc.) provoca la respuesta de otra. Ambos, tanto el estímulo como la respuesta pueden ser verbales y no verbales

Ejemplo: Un colaborador llega con 1 hora de retraso al trabajo por la mañana.

Posibles respuestas de su jefe:

1 – ¡Qué horas de llegar!

2. – Llega con 1 hora de retraso.

3. – ¿Se estaba a gusto en la cama?

Estas tres respuestas estarían dadas por cada uno de los tres personajes.

La respuesta 1 correspondería al MAYOR

La respuesta 2 correspondería al ADULTO.

La respuesta 3 correspondería al PEQUEÑO

Podemos aprender a identificar cual de estos personajes es el que predomina en nosotros y en nuestros semejantes. Todos y cada uno de nosotros se expresa a través de diversas formas de pensar, sentir y actuar que nos caracterizan.

Toda persona tiene una parte de MAYOR, una parte de ADULTO  y una parte de PEQUEÑO. Se trata de aprender a discernir cuando hemos de funcionar desde el MAYOR, el ADULTO o el PEQUEÑO

Pensemos que todo lo que en algún momento ha sido captado conscientemente por la persona (tanto las acciones como los sentimientos inherentes a las mismas) permanece como si estuviese grabado y almacenado en nuestro cerebro, pudiendo ser reproducido en cualquier momento.

Si volvemos a “escuchar” una grabación, de nuevo oiremos y sentiremos tal como se desarrolló inicialmente.

El personaje  MAYOR

En él, se hallan las grabaciones verbales y no verbales de las actitudes, conductas y conceptos que fueron aprendidas desde la infancia: pautas sociales, morales, religiosas; las reglas de convivencia, las tradiciones, las normas, lo que debemos y no debemos hacer. Este personaje se inicia entre los primeros meses, y a lo largo de la vida seguimos imitando no solo a las figuras parentales, sino también a otras que representan una autoridad.

El MAYOR juzga, ordena, critica y protege.

El personaje ADULTO

Es como una computadora que procesa la realidad a través del pensamiento racional y lógico. Recopila información de fuentes internas y externas, mediante los cinco sentidos.  Es el único personaje, capaz de des-aprender y re-aprender lo mal aprendido (el que nos puede ayudar a conseguir el éxito).  Siempre funciona con información. Canaliza la creatividad y la energía bajo el prisma de la sensatez, la ética y la responsabilidad. El ADULTO computa y razona.

El personaje PEQUEÑO

En este personaje residen las emociones, la imaginación, intuición, diversión, creatividad, espontaneidad, arte, energía. En general el personaje del PEQUEÑO busca el placer y trata de evitar el dolor.  Se manifiesta también porque a veces es grosero, lloroso, violento y exigente (todo un tirano). En él está lo mejor y lo peor de cada uno de nosotros. Lo que nos gusta hacer.

El PEQUEÑO, crea, siente, intuye y se divierte.

El MAYOR y el PEQUEÑO actúan y dan respuestas automáticas. El ADULTO es el único que realmente piensa

Fuente: mailxmail.com – Manuel Giraudierwww.1buenaidea.com

Escribe tu e-mail y recibe las novedades de 1buenaidea:

Delivered by FeedBurner

Related Posts with Thumbnails
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *