La próxima Revolución Tecnológica: Internet de los Objetos

A la pregunta de cual será la próxima revolución tecnológica he encontrado, que varios autores dicen “Internet de los Objetos”, y entre lo más destacada sale al a superficie un trabajo que fuera presentado hace algunos años atrás que es un informe realizado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

Lara Srivastava, autora de “Internet de los Objetos” ya señalaba que “nos encontramos actualmente en el umbral de una era que transformará radicalmente Internet como la conocemos hoy en día y, por tanto, modificará muy a fondo nuestras empresas, comunidades y vidas privadas”. Srivastava sostiene que “Internet, que es una herramienta sin precedentes para que las gentes comuniquen entre sí, permitirá que las personas se conecten a todo tipo de objetos y que los objetos lo hagan a otros objetos”.

Innovaciones tales como las etiquetas electrónicas de identificación por radiofrecuencia son las primicias de un futuro de alta tecnología en que habrá miles de millones de “usuarios” de redes y podría suceder que los seres humanos lleguen a ser la minoría de generadores y receptores de este tipo de tráfico. De hecho, la mayoría del tráfico fluirá entre objetos inanimados, lo que contribuirá a crear una “Internet de los objetos” mucho más amplia y compleja que la actual.

Asimismo, gracias a la incorporación de transceptores móviles de corta distancia en juegos y utensilios de todos los días, la Internet de los objetos dará lugar a formas radicalmente novedosas de comunicación.

“Internet de los objetos” es una expresión que se va a escuchar mucho en los próximos años y la clave está desvelada en su propio nombre. Se trata de conectar objetos más que de conectar personas.

En 2020 se estima que habrá 50.000 millones de objetos online. Otras previsiones elevan esta cifra a un billón, aunque nadie lo sabe con certeza.

Hay muchas personas interesadas en conectar todas las cosas a la red y cobrar por el ancho de banda que eso necesita. En este mundo todo es inteligente –ciudades inteligentes, redes inteligentes- o al menos está precedido de ese adjetivo.

Ahora, incluso los puentes tienen sensores que informan sobre cuándo esos puentes necesitan arreglos. Cada vez está más cerca un mundo en el que cada cosa informe sobre su estado para alguien que la supervise.

Dime que piensas y si tienes algún aporte a este tema será bienvenido, muchas gracias.

Fuente: financialtech-mag.com (descargar libro pdf – Inglés)

Suscripción al boletín de 1Buenaidea

Suscripción al Feed de 1Buenaidea

Related Posts with Thumbnails
Tweet about this on TwitterShare on Facebook2Share on Google+0Pin on Pinterest0