Idea, innovación y negocios de un inventor

[singlepic id=1393 w=160 h=120 float=left]Llevando el estigma de los grandes inventos, el Tupperware nació por accidente. El comerciante e inventor estadounidense Earl Silas Tupper (1907-1983) trabajaba como empleado de la compañía química DuPont a comienzos de los años ‘30 y experimentaba con polímeros sintéticos, (el ingeniero Wallace Carothers había descubierto en 1928 el poliéster, la poliamida y el neopreno trabajando para DuPont) cuando descubrió un método para purificar los desechos del proceso de refinación de petróleo y convertirlos en un material durable, flexible y sin ninguna propiedad tóxica.

Earl Tupper era hijo de granjeros de Massachusetts y soñaba con ser como Leonardo Da Vinci, Thomas Edison o Henry Ford, además de soñar con ser millonario. Tomaba cursos de técnicas de ventas por correspondencia ya que estaba convencido de que el secreto del éxito residía en la publicidad y el marketing.

Siempre anotaba sus ideas en trozos de papel y se las guardaba en los bolsillos, donde se podían leer algunas como una mejora para los portaligas de mujer, un clip para colgar el peine de un cinturón, pantalones que no necesitaban plancharse y hasta un barco impulsado por peces.

El descubrimiento de este polipropileno sintético le permitió primero comenzar a fabricar piezas plásticas para las máscaras de gas utilizadas durante la Segunda Guerra Mundial, para luego de terminado el conflicto mundial dedicarse a fabricar los primeros recipientes plásticos para conservar alimentos. Esta segunda utilización de su invento se le vino a la cabeza luego de darse cuenta que la American Way of Life de posguerra generó una avalancha de electrodomésticos hogareños, entre los que se destacaba el refrigerador eléctrico y de gas.

El famoso “Tazón Maravilla”, como lo patentó Earl Tupper durante su lanzamiento en 1946 llamó la atención de los consumidores de inmediato. Su mágico cierre hermético, que además permitía expulsar el aire, era la solución a incontables problemas para conservar frescos y limpios tanto alimentos como otro tipo de productos no comestibles.

Hasta el día de hoy hay infinidad de marcas utilizan las bases de este fabuloso invento, millones de personas llevan sus almuerzos o guardan comida en un Tupperware o en algún otro recipiente similar de otra marca pero, apuesto que tu lo sigues llamando independiente de la marca… Tupper, ¿verdad?

Fuete: fayerwayer.com – editado por www.1buenaidea.com

Quieres Suscribirte al boletín de 1buenaidea, haz clic aquí.

Suscripción al feed:

Escribe tu e-mail y recibe las novedades de 1buenaidea:

Delivered by FeedBurner

Related Posts with Thumbnails
Tweet about this on TwitterShare on Facebook1Share on Google+0Pin on Pinterest0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *