Idea de Negocio: “Ecobamboo”

[singlepic id=87 w=160 h=120 float=left]Las pequeñas y grandes ideas suelen aparecer en el momento menos pensado: cuando en medio de una conversación casual alguien dice las palabras oportunas en el momento justo. Ecobamboo nació así. “Un día hace 15 años, mientras estaba trabajando en el área del petróleo, leí un artículo acerca de una planta de bambú que había estado en el epicentro de Hiroshima y, para sorpresa de muchos, había perdido la radiactividad y estaba dando hijos”, recuerda Jorge Sánchez Díaz, Presidente y CEO de Ecobamboo. Entonces empezó a investigar qué había detrás de esta planta milenaria, ícono de la cultura china (aunque se cree que apareció por igual tanto en América como en Asia).

Miembro de la familia de las gramíneas, el bambú tiene más de 70 géneros y mil 200 variedades. Y, aunque algunas tienen hasta 40 metros de altura cuando maduran, este “pasto gigante” alcanza una altura promedio un poco mayor a los 20 metros. Entre las propiedades del bambú está la dureza de su tronco lo que evitó la excesiva deforestación. »

“Gracias al artículo, nos dimos cuenta de que teníamos una forma de reemplazar las mejores maderas del mundo y de que, además, podíamos aprovechar el hilo de las hojas para la elaboración de indumentaria”, cuenta Sánchez Díaz. Habla de un “nosotros”, porque reconoce que no podría haber creado el emprendimiento sin la ayuda de su padre, esposa e hijos, quienes lo apoyaron desde un comienzo. Pero fue él, en realidad, quien empujó la idea. Viajó a China, aprendió acerca de las propiedades del bambú, generó alianzas y el China National Bamboo Research Center (CNBRC) lo nombró especialista en el tema en América Latina. “Me transformé en Mr. Bamboo, aunque como un educador. Tenía todo el know how, pero todavía no había llevado nada a la práctica”, aclara Sánchez Díaz.

El 2001, en medio de los problemas económicos y políticos de Argentina, Ecobamboo decidió apostar al crecimiento. “Hipotecamos un departamento, compramos una estancia en Corrientes y armamos la primera plantación de bambúes y de a poco empezamos a conseguir nuevas hectáreas para plantar”, cuenta Sánchez. No fue fácil convencer a la gente de que confiara en el nuevo emprendimiento y de que plantara esta semilla que, para muchos, era algo totalmente exótico. “La solución fue funcionar como una cooperativa: les dábamos a las familias comida y educación para sus hijos, además de una hectárea para hacer una huerta propia. Ellos producían con la certeza de que nosotros les compraríamos la producción”, señala.

El crecimiento fue tal, que hoy Ecobamboo funciona como una empresa especializada en la plantación, producción y comercialización del bambú con plantaciones en China, Argentina, Paraguay, Ecuador, Colombia, Australia y Honduras. Y no sólo eso: tienen fábricas de alimentos –brotes comestibles que se venden en Paraguay– y de productos tales como muebles, pisos, paneles, molduras, postes, varas, carbón, chips para celulosa, féretros, urnas, y otros que se exportan alrededor del mundo. A través de jornadas de difusión permanentes, el personal directivo, entrenado en China, transfiere sus conocimientos a los demás miembros de la empresa. ¿Lo más llamativo? China, el principal productor del bambú en el mundo, es el comprador más importante de Ecobamboo. “Hoy contamos con seis franquicias en la Argentina y cinco fuera de ella y estamos abriendo un centro de distribución en San Francisco”, dice orgulloso Sánchez Díaz. Este crecimiento les valió, entre otras cosas, el Premio Gauchito de Plata 2006 al Mérito Agropecuario Nacional en Argentina.

“Hasta que nadie se da cuenta de que existe la oportunidad, a nadie se le mueve un pelo”, concluye el CEO de la empresa. Él la vio y hoy está viviendo un momento de expansión que aún requiere de una mayor inversión económica para crecer en sintonía con las grandes compañías. El saber sigue siendo la carta fuerte de Ecobamboo. Y eso no es poca cosa para seguir avanzando…

Más información ver: www.ecobamboo.com.ar

Related Posts with Thumbnails
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0