En tiempos de crisis poner ganas no es suficiente

[singlepic id=869 w=160 h=120 float=left]En tiempos de crisis, “ponerle ganas” a los negocios no da grandes resultados según Roberto Espinosa (ingeniero mecánico administrador por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, de México). “La diferencia entre sobrevivir al vendaval y aprovechar una oportunidad, puede estar a un clic de distancia”. Al preguntar a las personas sobre la crisis económica, sin importar su cargo o tamaño de negocio, es muy común escuchar que todos le están “Poniendo Ganas”, lo que hace pensar, ponerle o echarle ganas… ¿para qué sirve?

En momentos de “crisis económica” (frase que he escuchado los últimos 20 años) pero estoy seguro que todos tienen ganas de que les vaya bien, todos tienen ganas de aumentar sus ventas, tienen ganas de bajar sus gastos, en fin todos tenemos ganas de mejorar, toda la gente estoy seguro que le está “poniendo ganas”; pero si todos le están poniendo ganas, ¿por qué no le va bien a todos los negocios?

La respuesta es que poner ganas simplemente no alcanza. Lo que realmente funciona es TOMAR ACCIONES ACERTADAS y cuanto más acertadas sean estas acciones, más se notará la diferencia contra las personas y negocios que sólo le “echan ganas”.

Eso lo aprendí de manera personal con un negocio que no marchaba bien. Tenía todo para ser un gran éxito pero no terminaba de despegar, hasta que me di cuenta que estaba en la etapa de PARALISIS POR ANALISIS, es decir, tenía miedo de actuar y sólo le estaba “echando ganas” es decir, haciendo lo mismo de siempre y obteniendo los mismos malos resultados.

Desgraciadamente en estos momentos la mayoría de las empresas no hacen cosas nuevas y sólo se limitan a “poner ganas”, lo que se traduce en dejar de invertir, reducir sus gastos (irónicamente lo primero que se recorta es la publicidad y mercadotecnia que es lo que más se necesita en una crisis) y posteriormente despiden personas.

El resultado de estas decisiones es muy conocido: te permiten sobrevivir a la crisis pero de ninguna manera aprovecharte de ella.

La crisis como oportunidad

En la primera acepción de la palabra Crisis en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española encontramos lo siguiente: Crisis. 1. f. Cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el paciente.

Lo interesante de la interpretación del significado reside en que una crisis sirve para dos cosas: mejorar o para empeorar; al sólo ponerle ganas en vez de tomar acciones diferentes, la crisis se vuelve negativa y la situación se agrava. Es por ello que en las crisis, en lugar de echarle ganas debemos tomar acción, y estas acciones tienen que ser innovadoras en nuestro negocio.

Acciones importantes para un Negocio o Pyme:

  • Haz una evaluación REAL Y OBJETIVA de la situación de la empresa. Analiza los hechos y datos duros. Nada de supuestos. Posteriormente, dedícate media hora todos los días a pensar cómo puedes mejorar la empresa. Invita al ejercicio a otras personas que puedan aportar ideas interesantes. Pueden ser tu socios, algunos de tus empleados o mejor aún algunos de tus clientes. No tengas miedo a preguntar: ¿cómo podemos mejorar como empresa? ¿Cómo podemos satisfacer mejor tus necesidades? La respuesta podría ser la clave.
  • Mejora los procesos productivos aunque esto signifique nuevas inversiones. Es importante hacer una adecuada evaluación de las inversiones, pero si te sirven para optimizar procesos, ahorrar materias primas o ahorrar energía, valen la pena. Ahorrar no necesariamente significa gastar menos, sino hacer más con menos recursos.
  • Busca aumentar las ventas, no sólo recortar gastos. En lugar de recortar tu presupuesto de mercadotecnia y publicidad, optimiza el presupuesto invirtiendo en medios rentables, es decir, medios en los que puedas comprobar que te atraen nuevos clientes a tu negocio. Recuerda, se trata de vender más, no de gastar menos (al menos en cuanto a publicidad se refiere).

En estos casos aplica lo que decía Robert L. Frost: en un bosque se bifurcaron dos caminos, y yo… Yo tomé el menos transitado. Al final de mi vida esto marcó la diferencia.

El camino más transitado es el camino de echarle ganas, el menos transitado es el de tomar acciones acertadas, así que la opción la tenemos cada quien en las manos.

Roberto Espinosa

Blog: tu-negocio.tu-libertad.com

Fuente: ideasparapymes.com – http://1buenaidea.com

Escribe tu e-mail y recibe las novedades de 1buenaidea:

Delivered by FeedBurner

Related Posts with Thumbnails
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0