Three Melons, y el negoicio del software

[singlepic id=140 w=160 h=120 float=left]Esta es la historia de three melons y el negocio del software, una empresa exitosa de software de video juegos para empresas.

Mariano Suárez Battan tiene 29 años y es argentino. Él dice que siempre fue un fanático de los videojuegos gracias a que sus padres le compraron consolas y computadoras desde chico. Cuenta que su primera “empresa” consistía en vender CDs compilados en la escuela secundaria.

Hoy, Mariano, además de seguir siendo un fanático de los videojuegos, es el CEO de una compañía que tiene clientes en Estados Unidos, Canadá, México, Dinamarca, India, Inglaterra y Argentina, entre otros. Three Melons es su nombre y ya está transitando su cuarto año de vida, es una propuesta dirigida a las empresas que quieren establecer relaciones con sus clientes, a través de videojuegos. Un desafío de sangre argentina que ya cuenta con más de 35 empleados y 30 juegos desarrollados. Interactivos, entretenidos, emocionales, sociales y mensurables, como los define Mariano.

Así relata el nacimiento de su empresa, que fundó con dos amigos. “Un día tuve una entrevista con una persona que decía hacer videojuegos que me dejó pensando… En abril de 2005 se llevó a cabo una conferencia acerca de publicidad y videojuegos en Nueva York que también seguí muy de cerca. Ahí supe que existía la posibilidad de crear una empresa de videojuegos de categoría internacional: armé un plan de negocios, conseguí un ‘inversor ángel’ y arrancamos ese fin de año”, recuerda. Ese inversionista no era otro que friends and family, como lo llama, o sea, su familia y amigos.

Junto a los otros dos cofundadores de Three Melons, Patricio Jutard y Augusto Petrone, combinando amistad y conocimientos informáticos, supieron ver el momento de lanzarse al mercado y apostar a lo que más les gustaba hacer. ¿El diferencial de sus videojuegos? Son pensados para computadoras, consolas o celulares y tienen a las marcas como protagonistas.

“Las empresas quieren estar presentes alrededor de los juegos, porque pueden dar valor agregado a sus clientes y conocerlos a través de este canal, conocido como advergame”, destaca el CEO de Three Melons. Hoy, esta forma de interacción es todo un éxito en distintos mercados del mundo; sin embargo, confiesa que la evangelización de este nuevo concepto llevó un tiempo considerable. “Tardamos seis meses en lograr un nivel lógico de ventas, pero por suerte, nuestros inversores ‘ángeles’ siempre nos apoyaron incondicionalmente”.

La empresa nació con dos ideas claras: divertirse y generar una nueva opción para las marcas. “Crear cultura y entretenimiento mientras nos divertimos”, es el resumen del día a día de la oficina y del trabajo de sus empleados, que no superan los 33 años de edad. Ya lograron generar confianza entre clientes de la talla de Lego, Coca Cola, Audi, MTV y Disney, entre otros.

Incluso el nombre que los identifica nació con risas de fondo. “Estábamos pensando nombres para la futura empresa y empezamos por combinaciones de colores en inglés. De repente surgió orange, después apple y después melon… Three Melons, porque éramos tres en ese momento”, recuerda Battan.

Uno de sus juegos “estrella”, Lego Indiana Jones, ya fue jugado por más de 18 millones de personas en el mundo. Un número que impacta en una empresa que sigue creciendo con un claro objetivo: llamar la atención de la gente y “atraparla de por vida”, dice Captain Melon.

Si desea ver la web de Three Melons haz click aquí

Related Posts with Thumbnails
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0