Combustible a partir de Vinagre

[singlepic id=131 w=160 h=120 float=left]Esta es un idea de negocio ecológico emprendido por una compañía en Houston Texas llamada Terrabon,  que acaba asociarse con Waste Management, el gigante de la recolección de deposición de basura con sede también en Houston. La asociación podría ayudar a que Terrabon haga llegar su tecnología al mercado.

La mayoría de las compañías de biocombustibles se enmarcan en dos categorías. Algunas utilizan enzimas para descomponer la biomasa en azúcares simples y después un sólo organismo para convertir los azúcares en combustible, como por ejemplo la levadura.

Otras utilizan las altas temperaturas y la presión para descomponer la biomasa en bloques de construcción química básicos—monóxido de carbono e hidrógeno—que más tarde son procesados químicamente para conseguir el combustible.

Terrabon ha desarrollado un proceso que combina estas dos técnicas. Utiliza una mezcla de organismos naturales para convertir la biomasa no en combustible sino en ácidos carboxílicos. Más tarde, estos ácidos se pueden convertir en combustible y en otros componentes químicos mediante el uso de procedimientos químicos de sobra conocidos. Gary Luce, el director de la compañía, afirma que los combustibles de Terrabon pueden competir con los combustibles derivados del petróleo si los precios suben por encima de 75 dólares por barril. (El precio actual del petróleo es de 70 dólares por barril.)

Este método posee una ventaja frente a los métodos basados en organismos únicos puesto que la mezcla de organismos utilizada, procedente de saladeros, está adaptada para sobrevivir en hábitats silvestres. No necesita el entorno estéril especial que requiere el cultivo de organismos únicos para evitar su contaminación, lo que reduce los costes del equipamiento.

Estos organismos descomponen la biomasa de forma natural en ácidos carboxílicos, tales como el ácido acético, que es el componente principal del vinagre. Estos ácidos pueden servir como precursores químicos para una gran variedad de productos químicos y combustibles, incluyendo la gasolina y el diesel, mediante unos procesos que convierten los ácidos en cetonas y alcoholes. Los ácidos se consiguen sin usar el equipamiento de alto coste que se requiere para los procesos con altas temperaturas y presiones. También se pueden procesar para conseguir combustibles mediante el uso de equipamiento ya existente en las refinerías, con lo que los costes se mantienen a un nivel bajo.

Dado que los organismos no requieren un tratamiento especial, y puesto que los ácidos que producen se pueden convertir en combustibles en las refinerías ya existentes, debería ser relativamente fácil aumentar la producción de forma significativa, señala McMillan. La asociación de Terrabon con Waste Management debería ayudar, afirma, puesto que uno de los mayores retos que se dan con los biocombustibles avanzados reside en la recolecta de las grandes cantidades de biomasa necesarias. Waste Management ya posee camiones y otro tipo de equipamiento para la recolecta de basura y separación de los residuos orgánicos.

Esta clara la carrera de las empresas por ver quien fabrica primero, el combustible que reemplazará al petróleo, esperemos que sea pronto y realmente ecológica para el planeta.

Me Deja su opinión?

Enlace de la compañia: terrabon.com

Related Posts with Thumbnails
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0