[singlepic id=409 w=160 h=120 float=left]Todos quisiéramos tener más dinero del que tenemos, algunos viven con la esperanza de ganar la lotería, otros de volverse millonarios de la noche a la mañana. Sin embargo la mayoría de las personas no aprovechamos al máximo los recursos que ya tenemos. Si no haces nada al respecto podrás poner en peligro tu futuro y el de tu familia y si no tienes el control sobre tu dinero estarás sujeto a los intereses de otros aunque tu no te des cuenta.

Para tomar el control deberás primero romper con los mitos que tiene la sociedad en general sobre el dinero.

Mito 1: “Tener dinero es cuestión de suerte”

La posibilidad de ganar la lotería es aproximadamente 1 en contra 9.6 millones, la probalidad de que un pariente lejano nos deje una fortuna millonaria es tan baja como la primera. Al igual que nos ofrezcan ser socio de un negocio muy lucrativo sin poner un solo dólar. La esperanza de que ocurra un milagro y nos salve económicamente es un condicionante para el progreso de las personas. Decir fulano de tal tiene mas suerte que yo es una manera de excusarnos para hacer algo para modificar nuestra situación.

La suerte es un componente pequeño cuando se lo compara con el conocimiento, la disciplina, el criterio, la capacidad de aprender y llevar persistentemente un proyecto. Cuando decimos no he tenido suerte, es probable que estemos viviendo consecuencias de las malas decisiones del pasado, tomadas por falta de información o actos sin reflexión.

Eliminar la suerte como factor de creación de riqueza es el primer paso para forjar nuestro propio destino y el primer paso hacia la libertad financiera.

Mito 2: “Para hacer dinero, primero hay que tener dinero”

¿Dijiste alguna vez cuando tenga dinero, voy a hacer tal o cual cosa”? y ¿ya lo hiciste?, es probable que te pase como a mi, que dije muchas cosa que iba hacer y no las hice. Al decir “lo voy a hacer cuando tenga el dinero”, estas justificando que no hay nada que hacer…hasta que tengas dinero. Es la primera buena excusa para no tomar acción.

Busca hasta que encuentres el negocio o el proyecto que te apasione, casi siempre se hace dinero cuando se encuentra primero un objetivo viable.

Mito 3: “Hay que tener instinto para el dinero”

Casi todas las personas nacen con poder de decisión, habilidad analítica, visión para detectar oportunidades, y decisión para tomar riesgos. El problema es que todas esas características se desarrollan mediante la educción e información  y no se nos enseña a administrar, preservar, y multiplicar su capital. Según Robert kiyosaki los ricos enseñan a sus hijos a ser ricos y los padres de clase media y baja a sobrevivir (aun con buenas intensiones). Puede que no estés de acuerdo con esa afirmación de Robert K., pero la realidad es que en  nuestra educación formal no se nos enseña nada sobre el dinero y sobre nuestras finanzas personales. Darse cuenta de esta falencia es el primer paso para comenzar a aprender.

Mito 4: “Es imposible hacer planes, sobre todo en mi país”

La planificación no es un proceso que se hace una sola vez. Es un ejercicio en el que imaginamos el futuro y realizamos acciones para alcanzar las metas deseadas proyectadas en el tiempo. Pero aun haciendo una planificación perfecta, las circunstancias van cambiando y se necesita ajustar nuestros planes constantemente. La clave no esta en tanto en que las cosas se den tal cual como las pensamos, sino tener la mirada puesta en el futuro, actuando en el presente y tener firme nuestro timón. Tanto en aguas calmas como en las tormentosas.

“Que no podamos controlar el clima, no quiere decir que salgamos sin un mapa y sin brújula”

Mito 5: “El dinero no importa, me concentro en mi vida”

Es cierto que el dinero no es un fin en si mismo, sino un medio, y que la vida se disfruta a través de la familia, la amistad, el amor, y la autorrealización. Pero para vivir en esta sociedad se necesita generar el suficiente dinero para cubrir las necesidades básicas para el presente y hacer las previsiones necesarias para el futuro. Y si tienes proyectos necesitaras dinero para su realización, no es bueno entonces olvidarse del dinero a la hora de hacer planes, si se los quiere ver concretados. Y tampoco es sano concentrarse solo en el dinero y pensar que todo en la vida se puede comprar.

El reto es entonces encontrar el equilibrio que nos permita tener el suficiente dinero para no vivir preocupados, para poder llevar a cabo nuestros sueños y disfrutar de la vida con las personas y las cosas que nos hacen sentir felices.

Fuente: Guía económica personal (M.L. y D. T.) – reeditado por www.1buenaidea.com

Déjame tu sugerencia haciendo click aquí.

Related Posts with Thumbnails
Tweet about this on TwitterShare on Facebook1Share on Google+0Pin on Pinterest0